lunes, 3 de octubre de 2016




COMO ME GUSTA SER MUJER


Cómo me gusta ser mujer en este sueño de ser la preferida por un dios que me mira y aplaude mis aciertos. Cómo me gusta tener pestañas largas y ojos pequeños, almendrados con esa luz de sol infiltrada desde la sombra de una hoja de parra. Cómo me gusta usar mi pelo así todo alborotado al viento en ese canto que se esparce por cada hebra como corcel atravesando ríos en invierno. Ser siempre ligera en el camino, dar zancadas certeras y no turbarme de vitrinas ni espejos. Ser mujer de labios rosa que tararean canciones de la radio en los días festivos desde la taza del té donde se hunde la mañana y la lluvia dice una poesía despacio en el patio de la casa.
Cómo me gusta ser mujer que lee, que discute, que triunfa, que llora, que no tolera, que se amurra, que sufre, que ama y se conforma. Ser mujer llena de miedos, de una valentía suprema, de unos celos caóticos, de una paciencia infinita. Ser mujer apacible, afiebrada de nostalgia, contagiada de proyectos, coleccionista de pasajes hacia las ciudades que ya ni tienen color en el mapa.
Cómo me gusta ser mujer con ese dolor indescriptible que se hace mensual y deprime mis gestos, en la fertilidad nudo en el útero y los cansados pechos; como sentirse viva y vuelta a morir  cubierta de sangre en el abismo de estar sujeta por los acertijos de un destino que pudiera ser el bien o mal amor lanzado a una moneda entre cara o cello y ser incierta, sorprendida a veces con la muerte, a veces con la furia de una tempestad entrada por la ventana. Ser mujer para el sosiego de mi hijo que aún se duerme cuando yo me duermo y se pone contento si le sonrío.
Como me gusta ser mujer y fuente de inspiración en las leyes, en el comercio, en las redes sociales, en los periódicos, en los libros, en la tele … Ser victoria y leyenda para mi descendencia con mis fracasos y triunfos que recuerde esa fotografía pegada a la pantalla de un viejo computador encendido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada