lunes, 3 de octubre de 2016

ENOJO

Estoy enojada porque mi llave no abre todas las puertas que quisiera
Porque en mi calle existe el rumor de verano agotador en las soleras
Porque mi impulso de vestir como quiera se guarda aún en el closet
Porque mis quehaceres no lidian con mi tiempo y el sol se duerme del hastío
Estoy enojada con el ceño fruncido un puño cerrado y una vena hinchada en la cabeza
No puedo tener calma es mi enojo permanente que vive de encierro
Que se alimenta del calor ocioso y se divierte con mis malos pensamientos
Estoy detrás de unas cortinas coloradas con un ojo abierto hacia el ventanal que sueña tus pisadas
Una maldición de mal aliento a veces llega desde la plaza y se escurre por el lavaplatos.
Muchos de mis experimentos que desbordan las ollas los domingos han fracasado
Mil manchas aún no se despegan de los azulejos y los visillos amarillentos donde moscas pegadas
son delicias para las arañas.
No lavo mi pelo y uso una sola prenda de vestir porque mi enojo es con los convencionalismos,
con los antojos, con los entredichos, con el destino, con la vida,

con la poesía que rompe todas las venas de mis arterias con las que defiendo mi orgullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada