sábado, 1 de octubre de 2016

CONTIGO


Amanecer contigo en Pichilemu entre tus piernas, entre tus besos ser siempre doncella para tus encantos, ser siempre el pliegue que atas a tu espalda como la sábana naranja de nuestros juegos en la cama. Beber a pequeños sorbos el aire que sube hasta la cima de este amor mío tan espléndido, tan asombroso como el sol sobre el agua de Pichilemu. Un amor que es el balbuceo de las horas mal contadas y malgastadas desde el bosque al mar y del mar a mis entrañas en donde guardo todas las semillas que me obsequiaste hasta las horas de mi muerte. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada